Instalaciones receptoras domésticas de gas: ¿El tubo de cobre de siempre o los nuevos materiales plásticos?

Con objeto de aumentar su base de clientes, la empresa Gas Natural ha apoyado la introducción del tubo plástico multicapa en las instalaciones domésticas de gas, es decir, aquellas que operan con una presión de hasta 5 bar. Desde finales de 2014 viene informando que con este material los plazos de instalación van a ser más cortos y el coste inferior tomando como referencia el precio del tubo sin tener en cuenta el resto de los elementos que constituyen la instalación y que, para intentar complementar las carencias de estos tubos, deben incluir dispositivos adicionales de seguridad de precio elevado.

Tampoco se tienen en cuenta los criterios de seguridad cuando se trata de la conducción de un gas combustible. ¿Y la protección contra el fuego? ¿Y la resistencia a los golpes? Y los nuevos materiales, ¿soportarán el paso del tiempo sin degradarse? ¿Las juntas y conexiones son seguras? ¿Qué referentes existen en el mercado?

Muchas dudas han surgido al instalador, y a día de hoy, no existe un posicionamiento claro. Los fabricantes de tubo de cobre y accesorios apostamos por la transparencia y con la intención de aclarar todas las dudas que nos llegan cada día a través de los distribuidores e instaladores, intentamos dar una respuesta al mercado.

Seguridad

Europa aprobó el Reglamento de Productos de la Construcción para garantizar las prestaciones de los productos de construcción y asegurar el cumplimiento de los requisitos básicos de las obras de construcción. Para ello dio instrucciones a todos los comités de normalización de CEN (Comité Europeo de Normalización) para que emitieran normas armonizadas o, en su defecto, se emitieran evaluaciones técnicas europeas, en base a las cuales los fabricantes elaboraran las declaraciones de prestaciones de cada producto y pudieran identificarse con la marca CE.

Desde el año 1999 la industria del tubo de plástico no ha sido capaz de emitir una norma armonizada ni han optado por la vía de la evaluación técnica europea que les permita dotar a sus productos con el marcado CE, ni emitir las correspondientes declaraciones de prestaciones mediante las cuales los fabricantes asumen la responsabilidad de la conformidad de los productos respecto de sus características esenciales. Los instaladores, y consumidores, han de ser conscientes que estos productos no ofrece la misma seguridad que tienen con el tubo de cobre.

Las normas UNE que avalan al sistema multicapa para instalaciones de gas, alguna de ellas todavía en fase de elaboración, no incluyen ensayos de comportamiento frente al fuego.

Responsabilidad

Según el Reglamento del Gas (RD 919/2006) el instalador autorizado es responsable de la seguridad de la instalación. Los tubos y accesorios de cobre cuentan con su declaración de prestaciones, mediante la cual los fabricantes asumen la responsabilidad ligada a sus productos. Sin embargo ante un accidente en una instalación con tubo multicapa, el instalador será el único responsable.

Los sistemas multicapa que se pretende introducir en el mercado español vienen avalados, en teoría, por el cumplimiento de normas extranjeras que no son reconocidas por el reglamento de gas y por tanto no disponen de ninguna cobertura reglamentaria en España. Los proyectistas/instaladores asumen una gran responsabilidad si los incorporan.

Costes

Uno de los argumentos para la introducción del tubo multicapa es el menor coste frente al de cobre equivalente. Pero una instalación consta de accesorios y, en el caso del tubo multicapa, la obligatoriedad de dispositivos adicionales de seguridad. La foto puede ser muy distinta incluyendo todos los elementos: accesorios, reguladores o limitadores de flujo, dispositivos de corte térmico...

Estandarización

A diferencia del cobre, los tubos multicapa de distintos fabricantes son incompatibles e incluso dentro del mismo fabricante esa compatibilidad no se mantiene en el tiempo. ¿Qué ocurrirá si en unos años hay que reparar o ampliar la instalación? Los fabricantes solo responden cuando se utiliza su “sistema completo”.

En el caso del tubo multicapa en un mismo momento, tampoco será compatible el destinado a gas con el destinado a agua potable, los elastómeros de las juntas son diferentes. Usando cobre no habrá que tener dos juegos de inventarios con el consiguiente ahorro y sin el riesgo de utilizar un elemento de agua para gas.

Vigencia

La legislación vigente a día de hoy no permite las instalaciones receptoras de gas a menos de 5 bar con tubo multicapa. El RD 919-2006 aún no incorpora en su listado de normas de referencia la revisión de 2014 de la norma UNE 60670 para las instalaciones receptoras domésticas que admite el uso de los tubos multicapa.

Y esta norma UNE 60670 al referirse a los tubos multicapa remite a su vez a la norma UNE 53008-1 donde se detallan los requisitos que deben cumplir los tubos, accesorios y sistemas. Pero aún no se ha desarrollado la correspondiente norma UNE 53008-2 donde se establezcan los requisitos para el diseño, la instalación y el mantenimiento de  estos sistemas.

Antecedentes en otros mercados

Otro de los mensajes de los promotores de los tubos multicapa para gas es que ya se viene usando en Latinoamérica y en Alemania.

Si bien es cierto que, con escasa aceptación,  en Alemania están disponibles desde el 2008, a día de hoy han surgido gran cantidad de dudas técnicas sobre la seguridad de estas instalaciones por distintos motivos tales como:

  • Los tubos multicapa no tienen alta resistencia térmica.
  • La obligatoriedad de dispositivos de seguridad adicionales: dispositivos de corte térmico,  reguladores o limitadores de flujo. En el caso se estos últimos surgen dudas técnicas importantes ya que su concepción original no era para ser empleados como dispositivos de seguridad sino como meros limitadores de caudal y por tanto ningún fabricante ha podido asegurar que funcionen correctamente (cerrando el paso del gas) en caso de incendio o rotura parcial de la tubería.
  • La operatividad de los dispositivos adicionales de seguridad con el paso del tiempo.
  • La respuesta “real” de estos dispositivos de seguridad en caso de incendio. Su diseño se basa en conceptos teóricos de difícil validación. El cálculo del tamaño del limitador(es) de flujo es muy complejo e inexacto debido a las distintas disposiciones que puede haber entre sí y a la simultaneidad en la que deben trabajar de forma puntual (ej. El arranque de una caldera).
  • A fecha de hoy, no hay ningún dispositivo adicional de seguridad certificado por AENOR. Es más, no existe ni normativa UNE ni evidentemente tampoco reglamento de certificación. Sólo la norma UNE 60719 contempla un limitador de caudal pensado para ser instalado a la entrada de una encimera o cocina.
  • ……

¿A qué mercado queremos parecernos?

Share >

El uso de tuberías de cobre en las instalaciones de gas: un análisis comparativo con tuberías de cobre, polietileno reticulado (PEX) y multicapa.
Informe técnico
hofmann.jpg
Aspectos negativos sobre el uso de tuberías de plástico en instalaciones domésticas - Ing. Matthias Hofmann; publicado en la revista Gesundheits Ingenieur.