Facilitar la soldadura

El resultado final de la soldadura será tanto mejor cuando más favorezcamos el principio de capilaridad. Esto se consigue observando lo siguiente:

distancia-paredes.jpg

1. Distancia mínima entre paredes. A menor distancia entre paredes, mayor altura alcanza el líquido, en este caso el material de aporte fundido. El gráfico de la derecha nos proporciona la relación directa entre ambos parámetros.

2. Temperatura suficientemente alta y mantenida, para que el material fundido ascienda al máximo.

3. Mantenimiento de la regularidad de las superficies que forman el espacio entre paredes. Esto se consigue con un buen corte del tubo y posterior eliminación de rebabas, calibrado (y recalibrado si es necesario) de los extremos a unir, una buena limpieza mecánica (utilizando cepillos o lanas no abrasivos) y química (con un buen decapante neutro y soluble en agua fría).

4. Usando materiales de aporte con buenas propiedades capilares. Debido a lo indicado en los puntos anteriores, la dimensión del accesorio debe corresponder a la dimensión del tubo, y las eventuales variaciones de estas dimensiones deben estar dentro de las tolerancias establecidas en las normas correspondientes.

 

Share >