Instalaciones de gas

Al igual que en los sistemas de agua y calefacción, el tubo de cobre es ideal para las instalaciones domésticas receptoras de gas gracias a ventajas como su seguridad y fiabilidad, flexibilidad (sobre todo en espacios reducidos), su resistencia al fuego y a la corrosión, la facilidad de sus uniones o su disponibilidad en tramos largos.

Rentable y fácil de instalar

  • Por su sencillez de instalación –mediante soldadura y uniones en frío– y su versatilidad, permite el empleo de los mismos materiales y herramientas que en las instalaciones de agua, paralelas o próximas a las de servicio de gas, unificando así trazados.
  • La resistencia del cobre permite usar –para igual diámetro exterior– un espesor más bajo; esto unido a su reducido peso por metro lineal abarata y hace más sencillo el transporte y la manipulación, y lo hace ideal para la prefabricación en serie de instalaciones tipo.
  • Curvar el tubo de cobre sin reducción del caudal es fácil utilizando muelles curvatubos o máquinas curvadoras.
  • No necesita dispositivos adicionales de seguridad que encarecen el coste de la instalación, como ocurre con otros materiales.

Estos factores permiten una instalación más fácil, limpia, rápida y económica.

Seguro y fiable

El cobre ha sido analizado y ha demostrado ser fiable durante muchos años –no puede decirse lo mismo de otros materiales.

  • Por su alta resistencia a la corrosión y su impermeabilidad, que impide el paso del oxígeno y de los rayos ultravioleta, es idóneo para montajes en el exterior.
  • Por su alta resistencia al ataque de los materiales empleados en la construcción (cemento, yeso, escayola, etc.) y a la mayoría de los agentes químicos del suelo es adecuado en ciertos tramos de tubería empotrada y enterrada.
  • Es inalterable al paso del tiempo, pues mantiene sus propiedades físico-químicas.
  • El tubo de cobre es inmune al ataque del gas manufacturado, el gas licuado y el gas natural, por lo que es el material idóneo para este tipo de instalaciones.
  • La gran hermeticidad conseguida con las uniones de soldadura hace que el tubo de cobre sea ideal para el transporte de gas.
  • La resistencia del tubo de cobre a las altas temperaturas, dado su alto punto de fusión (1 083 ºC), lo hace indicado para el transporte de gas, siendo un material incombustible que en caso de incendio mantiene encerrado el fluido que transporta, no emite gases tóxicos y evita la propagación del incendio (clasificación A1 en el Código Europeo Euroclases).
  • Su elasticidad y resistencia ante presiones interiores considerables permite su empleo hasta un rango de presiones medias en aplicaciones de transporte de gas.
  • Al tratarse de un material metálico, es inmune al ataque de roedores, por lo que reduce el riesgo de fugas de gas.

Estético

  • Los tubos de cobre tienen una estética cuidada y un atractivo color.
  • Pueden pintarse fácilmente para combinarlo con la estética de su entorno sin que esto afecte a la integridad del tubo.

Share >

El cobre frente a otros materiales

Instalaciones receptoras domésticas de gas: ¿El tubo de cobre de siempre o los nuevos materiales plásticos?